domingo, 17 de abril de 2016

CONDENA SOCIAL, CONDENA RELIGIOSA Y AUTOCENSURA




¿Qué provoca el desempleo crónico que experimentan las transgéneros? 

La repugnancia que la sociedad siente por ellas, esta situación las condena a sobrevivir en el mundo de la delincuencia. Hay transgéneros que también se dedican a actividades delictivas como robos, asaltos y estafas, cuando cometen estos actos desaparecen por un tiempo y luego reaparecen con un nuevo nombre social.

Informante 5

La situación económica y medioambiental es catastrófica. Su calidad de vida es infrahumana. La población capitalina no reconoce que las características de las transgéneros son fundamentales en la construcción de su identidad. Es muy despiadado exigir que los grupos sociales con rasgos especiales, renuncien a su personalización.

Informante 6

El rechazo de toda la sociedad. Las transgéneros sufren por la falta de ingresos económicos para vivir dignamente y padecen una crisis existencial al no poder cumplir con ningún rol social que justifique su vida.

Informante 7

La expulsión de los espacios públicos. Esto les ocasiona baja autoestima, depresión, ansiedad, soledad, vergüenza, abatimiento, sentimiento de culpabilidad. El resultado de esta situación es el empeoramiento en la calidad de vida y el empobrecimiento del autoconcepto.

Informante 8

La condena social, la condena religiosa y la autocensura. Las transgéneros son agobiadas por sentimientos de incapacidad personal, lentitud en el lenguaje y pensamiento, sentimientos de culpabilidad, desprecio hacia sus propias naturalezas y afección de su salud física y mental.

Informante 9

La vindicta pública. En este embrollo la transgénero padece de angustia, insomnio, fatiga crónica, incapacidad para experimentar placer, conductas autodestructivas, pudiendo llegar al suicidio.

Informante 10

El rechazo de todo el mundo, hasta la delincuencia más avezada se cree moralmente superior, ante las transgéneros. Miseria y desesperación no desamparan nunca a la mujer transgénero, en el “mundo transgénero” la depresión es permanente, se busca refugio en el alcohol y la droga debido al aislamiento, a la falta de ocupación y al rechazo social.

La desocupación también les acarrea incapacidad para concentrarse o pensar coherentemente, atención dispersa, ataques de nervios, problemas digestivos, insomnio, problemas respiratorios, exceso de ansiedad y tensión que favorece el desarrollo de adicciones.

Informante 11

La estigmatización al colectivo, esta marca vergonzosa genera sensación de aislamiento, vergüenza, humillación y afectación en la vida sexual. La autoestima quebrantada es una barrera para la búsqueda de empleo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario